Magdalenas de plátano y canela


Hoy os presentamos unas suculentas magdalenas que se nos ocurrió hacer utilizando la receta del cake de plátano y canela.
No estaba muy convencida de cómo iba a salir, pero tengo que decir que al final fue todo un éxito y quedaron inmejorables, con ese tacto esponjoso, jugoso y sabroso.
Los ingredientes son los mismos que el cake de plátano y canela, solo que utilizamos la mitad de ingredientes para hacer media docena.





Ingredientes:
110 g de harina
85g azúcar moreno
60 de mantequilla (si es de buena calidad, mejor que mejor)
2 plátanos muy maduros
1 huevo
½ sobre de levadura química(Levadura Royal)
½ cucharada de canela en polvo
Bolitas o ralladura de chocolate





Primer paso: Precalentamos el horno a 180° y colocamos los papeles de magdalena en el molde
.
Segundo paso: En un bol reblandecemos la mantequilla 10 segundos en el microondas y agregamos el azúcar moreno y batimos con una varilla hasta que quede cremoso. Añadimos los plátanos  machacados e incluimos los huevos. Batimos de nuevo.

Tercer paso: Con cuidado agregamos la harina con la levadura, la canela y las bolitas de chocolate. Mezclamos con una cuchara con cuidado de arriba a abajo hasta que quede todo bien mezclado.

Cuarto paso: Añadimos la mezcla en los recipientes de magdalenas cubriendo hasta arriba  dejando un centímetro sin rellenar. Esto hará que suban bastante. Lo metemos en el horno unos 40 minutos.
Cuando lleve unos 25/30 minutos y hayan subido, pinchamos para comprobar si esta hecho. Cuando el cuchillo salga limpio las sacamos y dejamos enfriar un poco antes de hincarle el diente.





Scones de bacon y cheddar



Un scone es un panecillo individual de forma redonda, típico de la cocina del Reino Unido y originario de Escocia. Es un alimento muy común en desayunos y meriendas tanto del Reino Unido como de Irlanda, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. En Escocia, las porciones triangulares de la torta de pan aplanada llamada bannock (probablemente el antepasado del scone) se conocen igualmente como scones. (Wikipedia)



En esta ocasión hicimos estos panecillos salados como ocasión de un partido de futbol que vimos en casa. Se hacen en un santiamén y con los ingredientes que mas os gusten. Nosotros los hicimos de bacon y cheddar porque nos apetecía, pero se pueden hacer de cebolla, de ajo, jamón, etc. También se pueden hacer dulces con chocolate, fruta, etc.


400 gr de harina
330 ml de leche
100 gr de mantequilla en dados (si es de buena calidad, mejor.)
1 sobre de levadura química (Royal)
Media cucharadita de sal
8 lonchas de bacon
5 lonchas de cheddar naranja
Una pizca de pimienta

Primer paso: Se cortan las lonchas de bacon en tiras y se ponen en una sartén sin aceite para tostarlo. Escurrimos la grasa. Deben quedar crujientes y doradas. También cortamos el queso en cuadrados y reservamos. Mientras se mezcla en un bol la harina, la levadura, la sal, la pimienta y la mantequilla en dados. Se mezcla con la mano rápidamente, intentando que no quede muy fino sino como arena gorda. Cuando esté groseramente mezclado añadimos la leche en 2 veces. Debería quedar como una masa de galletas: seca y manejable. Es importante no amasar casi nada para que la mantequilla no se derrita y que quede en pequeños trozos integrados en la masa.
Segundo paso: Precalentamos el horno a 180° y engrasamos la placa de horno con un papel untado en aceite. Enharinamos la mesa y aplanamos la masa con el rodillo hasta que tenga 1 centímetro de grosor y cortamos con cualquier cortapastas que tengamos. Nosotros usamos un molde circular metálico de 6 cm de diámetro. Colocamos en la placa dejando un par de centímetros entre cada scone para que no se peguen cuando crezcan. Unos 15 o 20 minutos bastarán. Debe quedar dorado por encima (también podríamos haberlos pintado con huevo batido por encima para ayudar a que dore)



Los que hicimos nosotros nos salieron un punto salados ya que en vez de media cucharadita le echamos una cucharadita entera. Aun así su sabor a bacon y queso fue espectacular.
Volvemos a repetir la importancia de la calidad de la mantequilla, nada de margarinas ni mantequillas de calidad pésima. Nosotros usamos mantequilla Central lechera asturiana y nos quedo delicioso.

Expotarta 2012


¡Hola chicos! Aquí estamos de nuevo después de un fin de semana ajetreado. Hemos visitado una feria de tartas llamada “Expotarta”. Se celebraba los días 21 y 22 de Abril en el hotel Eurobuilding. Se trata de una feria en la que se manejan unos tipos de tartas, galletas y cupcakes (madalenas decoradas) muy concretos. Son productos muy decorados, con fondant, pasta de azúcar, etc. Se le une el colorante y los mil y un aromas además de una gran imaginación y paciencia.



El origen de esta repostería esta en el Reino Unido, Estados Unidos y demás países anglosajones. Los sabores a vainilla, marshmallow (nubes), café y chocolate son los mas utilizados, aunque te puedes encontrar cupcakes de chocolate con churros o sangría, por ejemplo.
Nos encontramos diversos tipos de decoraciones acordes con el tema con el que tuvieran relación. Había tartas de boda, tartas para niños, con temática floral, de animales, de películas, para comuniones, etc.




  Aquí debajo tenemos una tarta que nos hizo mucha gracia. Simula una partida de poker con todo lujo de detalle. Se ven las cartas pintadas perfectamente además de detalles en el pelo de los jugadores y ceniceros. En la foto siguiente se ven dos tartas de boda de estilo muy diferente.





En el apartado cupcake tenemos estos de aquí debajo, por ejemplo, imitando al sushi. Posteriormente se puede ver una tarta dedicada al "mago de Oz" simplemente espectacular.






Seguimos con cupcakes temáticos, esta vez inspirados en el material escolar.¡Incluso estaba la goma de borrar "Milan"!. Luego pudimos ver unos modelajes en pasta de azúcar o fondant que imitaban zapatos de niño...¡impresionante!





Seguimos con unos pasteles combinados con galleta muy bonitos, incluso podemos ver unos rollos (¿de canela? no lo sabemos...) decorados. También estaba la "reina de corazones" versión tarta. Una pena no poder hincarle el diente.





Estos "palitos" tan chulos se llaman cake pops y son bizcochos o galletas decorados a los que se les pone un palito como si fueran un "chupa-chup". Debajo de los cake pops esta la tarta de "Mario Bros", perfecta para niños y algún mayorcito...





Algunos stands vendían utensilios de cocina, algunos muy útiles, algunos no tan útiles. Nosotros nos hicimos con un molde de cake pop, otro de silicona de "ginger man" o el hombre de jengibre para hacer bizcochos y un bote de "fudge" o crema de chocolate. No podemos resistir a incluir la tarta del osito, idónea para recién nacidos. No sabia si comérmela o achucharla.





Para finalizar el reportaje fotográfico incluimos unos cake pops (de gominola) con una pinta deliciosa, que decir de la tarta del caballo. Como ejemplo de los expositores (podéis encontrarlos todos en la pagina de Expotarta, enlace arriba) os ponemos una pequeña parte:
Podéis pinchar en cada una y os llevara a su pagina correspondiente.
Como despedida os podemos contar que fuimos el Domingo por la tarde y estaba repleto de gente, la próxima vez esperamos que lo hagan en un sitio mas grande o que lo hagan mas días. Es la única pega que se nos ocurre para una feria muy sorprendente, que te deja con la boca abierta a cada paso que das y llena de Expositores agradabilisimos y muy pacientes


Galletas de jengibre



 

Hoy os traemos unas galletas que van a encantar a vuestros hijos. 
 El hombre de jengibre. Si habéis visto Shrek, que seguro que si, os habréis preguntado a que sabia el hombre de jengibre…
Hemos tomado prestada la receta de la pagina “joy of baking” que tiene muchas recetas americanas e inglesas aunque lo malo es que esta en inglés

Pues bien, con unos sencillos ingredientes además del jengibre que podemos comprar en cualquier supermercado grande (mejor jengibre fresco) vamos a conseguir unas galletas especiadas increíbles. Si podéis comprad el cortapastas del hombre de jengibre, los niños lo agradecerán.



Ingredientes para 18 hombres de jengibre aprox:

400 gr de harina.
120 gr de mantequilla buena a temperatura ambiente (yo use President).
100 gr de azúcar (yo usé moreno)
75 ml de miel (medio vasito)
1 huevo
Una cucharada pequeña de sal
Un sobre de levadura Royal
Un trozo de jengibre rallado del tamaño de un dedo o una cucharada de jengibre molido
Una cucharada pequeña de canela en polvo
Una pizca de nuez moscada
Un clavo de olor


Primer paso: En un mortero ponemos el clavo de olor. Lo machacamos hasta reducirlo a polvo. Seguidamente lo mezclamos en un bol con la canela, el jengibre y la nuez moscada. Añadimos después la harina, la sal y la levadura.
Introducimos la mantequilla 10 segundos en el microondas y la mezclamos a continuación con el azúcar. Batimos un rato. Agregamos la miel y el huevo. Batimos otro rato.
Cuando este todo bien homogéneo, agregamos poco a poco la mezcla de harina, especias, etc. Que se vaya integrando mientras removemos y seguimos echando harina.


Segundo paso: cuando tengamos la masa hecha, la envolvemos en papel film y la refrigeramos. Por lo menos debería estar dos horas aunque lo ideal es toda la noche.
Cuando haya estado en la nevera el tiempo suficiente, precalentamos el horno a 180 grados, arriba y abajo (¡grill no!) preparamos la bandeja del horno con papel de horno (papel aluminio también valdrá. Mientras vamos amasando con un rodillo hasta llegar al grosor deseado (las mías eran como de medio centímetro) y vamos cortando con un cortapastas (con la forma del hombre de jengibre, forma circular o lo que queráis). Colocamos en la bandeja y dejamos unos 7 minutos (dependiendo del horno puede ser algo mas…) no tendrán que coger mucho color, marrón clarito será suficiente.


Solomillo de cerdo con salteado de verduras oriental y patata asada


 A veces nos apetece usar productos típicamente orientales en recetas españolas de toda la vida. La soja, el aceite de sésamo y el jengibre por poner un ejemplo. En esta ocasión mezclaremos la sencillez del solomillo con patata asada con un salteado de verduras que quedará "al dente" con un sabor muy original. 




Ingredientes para 4 personas:

2 solomillos de cerdo enteros y limpios
250 gr de brócoli
2 zanahorias grandes
1 pimiento rojo
1 pimiento amarillo
4 patatas medianas
Salsa de soja
Vino moscatel o similar (cualquiera dulce)
Miel de brezo (o la que tengáis)
Aceite de sésamo
Sal
Pimienta
Aceite de girasol y de oliva.

Primer paso: Lavamos las patatas y las secamos bien. Las ponemos sin pelar en un bol tapado con papel film (bien sellado) e introducimos en el microondas 10 o 12 minutos. Para comprobar que están cocidas pinchamos con el cuchillo y vemos si están duras o blandas. Cuidado al levantar el papel film que despide vapor que os puede quemar. Reservamos las patatas.

Segundo paso: Con el fuego fuerte al principio y medio fuerte después, doramos en sarten amplia los dos solomillos, previamente sazonados con sal y pimienta y ya limpios de tendones y grasa. Unos 7 minutos por cada cara mas o menos, (dos caras mas los laterales),  que quede dorado y hecho por dentro (pinchas con un cuchillo y lo acercas a la lengua, tiene que estar bastante caliente sin llegar a quemar). Reservamos los solomillos y vertemos medio vaso de vino moscatel, para desglasar los restos del solomillo. Pasado medio minuto agregamos 4 cucharadas de miel, 6 cucharadas de salsa de soja dulce (Heinz o similar) y 6 cucharadas de salsa de soja salada (kikkoman o similar). Dejamos reducir, probamos, rectificamos de sal y reservamos.

Tercer paso: Cortamos el brócoli en porciones de bocado (pequeños arbolitos), la zanahoria y los pimientos en laminas de 2cm x 5cm aproximadamente. En otra sarten amplia, agregamos un par o tres de cucharadas de aceite de girasol y a fuego muy fuerte salteamos las verduras por separado (para que no baje la temperatura de la sarten y no suelten casi agua) 2 minutos cada verdura, sin que lleguen a ponerse blandas. Juntamos las verduras y las aliñamos con un poco de sal y una cucharada de aceite de sésamo. Reservamos.

Ultimo paso: cortamos es solomillo en lonchas de 1 o 2 cm de grosor, salseamos con su salsa de vino, soja y miel. Acompañamos con las verduras salteadas y con la patata abierta a la mitad, con un chorro de aceite de oliva y una pizca de sal (nosotros usamos sal negra que teníamos, una sal maldon, flor de sal o sal de mesa puede valer).



Mención aparte hay que hacer a la miel de brezo usada en este caso. Nos trajeron una miel artesanal del pueblo de nuestro amigo Miguel  y, queridos amigos, no tiene nada que ver con las mieles de la tienda ni de las "granjas de san francisco". Sabor fuerte y color oscuro son las señas de identidad de esta miel que junto con el vino de moscatel y la salsa de soja acompañaron tan bien a este solomillo.

Tarta terciopelo rosa o pink velvet cake


Después de un tiempo desconectados de esto, venimos con una receta de la que podemos estar muy contentos. Sobre todo si tenemos en cuenta que las tartas no son nuestra especialidad.
Esta tarta la hicimos por el cumpleaños de mi cuñada Marina. Queríamos darle ese toque juvenil con esos colores rosas y blancos y a la vez que fuese deliciosa al paladar. Disfrutamos mucho haciendo esta tarta y esperamos poder presentaros algunas mas, más adelante.

Para comenzar hicimos dos bizcochos normales, para los que utilizamos un molde circular desmoldable. De esta forma evitamos que se deshagan al sacarlos. El color rosa lo conseguimos con un colorante liquido, en concreto utilizamos uno que compramos para teñir el fondant y que tiene unos colores muy vivos.







 Ingredientes:
Dos discos de bizcocho con colorante rosa (2 cucharaditas pequeñas  de colorante a cada uno)
½ litro de nata para montar (mas de 35 % de grasa)
2 tabletas de chocolate blanco
2 tarrinas de queso cremoso tipo filadelfia (yo use marca del Ahorramas)
1 bote de 750 gr de azúcar glas
Esencia de vainilla
Agua
Azúcar
Licor de naranja (Cointreau o el que tengáis) 





                                        
 Primer paso: Hacer los discos de bizcocho con el colorante rosa, cortar a la mitad y se reserva (ver receta). Cuando estén frios se les pinta con un poco de almíbar, para evitar que se sequen (hecho con un vaso de agua, 3 cucharadas de azúcar y un chorreon de licor de naranja. Todo esto lo hervimos 10  minutos y listo).
Segundo paso: echar las tarrinas de queso cremoso en un bol e ir añadiendo el azúcar glas (ir probando hasta que se quite la acidez del queso y quede un poco dulce, nosotros usamos poco mas de medio bote) y una cucharada de esencia de vainilla. Se mezcla bien  todo y vamos untando en el bizcocho. Vamos echando capas gruesas para que al partir la tarta se diferencien bien las capas.
Tercer paso: montamos la nata con la varilla de la batidora y cuando vaya cogiendo cuerpo le vamos añadiendo poco a poco azúcar, hasta que quede con el dulzor deseado. (Hay que tener en cuenta que le vamos a añadir el chocolate blanco). Para montar la nata es fundamental que, además de que la nata sea lo mas grasa posible (+ de35 M.G.), el bol, la nata y la varilla deben estar lo mas frio posible
Calentamos en el microondas la tableta de chocolate hasta que se haya derretido (10 seg. Aprox. Si no se ha derretido lo volvemos a meter, en periodos de 10 segundos) con cuidado de que no este muy caliente y que este totalmente liquida, para que al mezclarla con la nata no se queden trozos duros. Para hacer una trufa o nata con chocolate es necesario mezclarlo con mucho cuidado, de abajo a arriba, con movimientos envolventes para que la nata no se baje ni se caliente mucho y para que se mezcle el chocolate correctamente. Nosotros añadimos el chocolate blanco demasiado frio, por eso nos quedo la trufa con motitas amarillentas.
Cuarto paso: cubro la tarta con la trufa de chocolate blanco con una espátula, para que quede lo mas liso posible.
Las bolitas rosas las hicimos reservando un poco de chocolate blanco (como 2/3 onzas) y echándole un par de gotas del colorante rosa. Se deja enfriar y antes de que se quede totalmente duro vamos dándole la forma de bolitas, para posteriormente ir colocándolas encima de la tarta.




Bizcocho


Aquí os presento la receta de un bizcocho normal y sencillo, valido para casi todas las clases de tarta o simplemente comer solo.

Ingredientes:
1 yogur natural
1 yogur de aceite
1 yogur de azúcar
3 yogures de harina
3 huevos
Un sobre de levadura química.

Todas las medidas están hechas con el vaso del yogur, de ahí que indiquemos “yogures” como unidad.
En un bol añadimos los huevos y los batimos con la varilla. Le vamos añadiendo el resto de los ingredientes y mezclamos bien. Si con la varilla no se queda una masa uniforme y nos quedan algunos grumos, lo podemos hacer con la batidora.
Lo echamos en la fuente untada con un poco de mantequilla o aceite y harina, y lo metemos en el horno previamente calentado a 160º por arriba y por abajo. Lo ponemos en la rejilla a media altura y lo dejamos 30/40 minutos. Para evitar que se queme hay que vigilarlo de vez en cuando, sin abrir el horno. Si vemos que esta empezando a “dorar” demasiado se puede cubrir con papel aluminio hasta que esté hecho. Una vez pasado este tiempo podremos abrir el horno para comprobar que esta hecho pinchándolo con un cuchillo en la parte del centro y comprobando que sale limpio.

Salmón marinado



En las fiestas navideñas hemos probado algunas recetas nuevas. Unas nos han salido bien, otras no tan bien. Aquí os traemos una de las que nos salió estupendamente. Su ligero sabor ahumado junto con el sabor y aroma que le proporciona el eneldo hace de esta preparación sencilla un producto que va con todo: canapé magistral, sándwiches apoteósicos, ensaladas fabulosas, salsas para pasta increíbles y todo lo que os imaginéis. Además, mucho mas barato que un salmón ahumado comprado en la tienda.



Ingredientes:   
2 lomos de salmón de 300 gr. Aprox (decid que es para marinar, lo limpiarán de escamas y espinas)
Un ramo de eneldo fresco (si no tenéis,  eneldo seco)
2 envases (750gr cada uno) de preparado para salmón ahumado de Mercadona.
Un chupito de brandy

Primer paso: preparamos una bandeja grande, con el borde suficientemente alto. Eliminamos los tallos del eneldo y picamos groseramente. Llenamos el fondo de la bandeja con el preparado de sal(una capa de un dedo de alto). Secamos muy bien el salmón limpio con papel y depositamos encima del preparado con la piel hacia abajo. En este punto agregamos el eneldo, cubrimos. Tapamos seguidamente con el preparado salino (también una capa generosa, como de uno o dos dedos de alto). Vertemos el chupito de brandy por encima de la sal.
Segundo paso: una vez tenemos la bandeja preparada, tapamos con papel film y ponemos algo de peso uniforme encima (nosotros pusimos unas botellas de agua encima). Se deja en la nevera 24 horas (nosotros lo dejamos unas 30). Cuando pase este tiempo se limpia el salmón de sal, se lava bien y se seca. Se almacena en la nevera envuelto muy bien en papel film. Cuando tengáis que cortarlo, simplemente intentad cortar lo mas fino posible y cuando lleguéis a la piel con el cuchillo, giráis este en curva.




No os asustéis del olor a ahumado que os deja en la nevera, desaparece con los días. Podéis utilizar este salmón en múltiples platos como os he dicho antes: salsas de nata para pasta, ensaladas variadas con frutos secos, escarolas, queso rallado…, sándwiches mixtos vegetales con salmón (este ultimo esta tremebundo), relleno de pescados, etc. Seguro que le encontrareis utilidad a todo este ahumado (sale mucha cantidad con estos pesos).